Facultad de Lenguas Extranjeras

Universidad de la Habana

"La vanguardia en la formación de profesores, tradutores e intérpretes de lenguas extranjeras."


Idiomas

  • Español
  • Inglés

Historia de la FLEX


La enseñanza de la traducción y la interpretación de nivel superior comenzó en Cuba en el curso académico 1971-1972, en la otrora Escuela de Lenguas Modernas de la Facultad de Humanidades de la Universidad de La Habana. Entonces el plan de estudios, llamado "Plan de Estudio de Escuelas Homólogas" contemplaba 5 años, y en éste, el estudiante durante los dos primeros años aprendía la lengua extranjera y cursaba otras asignaturas de formación general. Las lenguas que se estudiaban eran la Alemana, la Francesa, la Inglesa y la Rusa.

A partir del tercer año, aunque había un grupo de asignaturas comunes, los estudiantes comenzaban a desarrollar una de tres especializaciones que existían, ya fuera en Lengua y Lingüística, en Literatura, o en Traducción e Interpretación, según su preferencia, y continuaba su perfeccionamiento en la lengua extranjera mediante otras asignaturas como la historia y la literatura de los países cuyas lenguas estudiaban.

Los que se especializaban en Lengua y Lingüística o en Literatura, al graduarse se desempeñaban como profesores de lenguas extranjeras o de investigadores en centros de estudios. Los que se graduaban de Traducción e Interpretación, por lo general eran ubicados laboralmente en centros donde había centros u oficinas de traducción.

Los estudiantes que se iban a especializar en Traducción e Interpretación, a partir del tercer año, comenzaban su entrenamiento en traducción al español, de textos socio-políticos y socio-económicos; en Técnicas de Elocución y Toma de Notas; en Traducción Oral a Simple Vista (TOASV); en Interpretación Consecutiva al Español; y en Interpretación Bilateral. Igualmente recibían la asignatura Teoría de la Traducción. Este Plan de Estudios de Escuelas Homólogas estuvo vigente hasta el curso académico 1976-1977. Tuvo 9 graduaciones.

Dado el nivel de desarrollo que la enseñanza de nivel superior iba alcanzando y el aumento del acceso a carreras universitarias, en el año 1976 crean el Ministerio de Educación Superior en nuestro país.

De la antigua Facultad de Humanidades de la Universidad de La Habana se desprenden varias carreras que se agrupan y dan origen a otras facultades, a saber: la Facultad de Derecho, la de Filosofía e Historia, la de Psicología, y la Facultad de Filología, en la cual se mantuvo la Escuela de Lenguas Modernas.

A partir del curso académico siguiente, es decir, del curso 1977-1978, comenzó la aplicación del Plan de Estudios "A”, en el que igualmente durante los dos primeros años los estudiantes adquirían la lengua extranjera y cursaban asignaturas de formación general. De igual forma que en el plan de estudios anterior, a partir del tercer año los estudiantes comenzaban a especializarse, pero esta vez en dos esferas: en Lingüística o en Traducción e Interpretación. También continuaban perfeccionando la lengua extranjera mediante el estudio de la historia y la literatura de los países cuyas lenguas estudiaban. Por primera vez, y de manera experimental, se introdujo el estudio de una segunda lengua extranjera con un nivel muy elemental en el cuarto año de la carrera.

Los que se especializaban en Traducción e Interpretación, recibían la asignatura Teoría de la Traducción, posteriormente comenzaban su entrenamiento en traducción al español; en Técnicas de Elocución y Toma de Notas; en Traducción Oral a Simple Vista (TOASV); en Interpretación Consecutiva al Español; y en Interpretación Bilateral. Este Plan de Estudios “A” estuvo vigente hasta el curso académico 1981-1982. Tuvo 10 graduaciones.

Con el desarrollo que fueron alcanzando las carreras de Lenguas Modernas de la Facultad de Filología, así como las demandas de profesionales de las lenguas extranjeras que necesitaba el país, a mediados de 1981 se crea la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de La Habana. Comienza a funcionar como tal, y oficialmente, en septiembre de 1981, en el curso académico 1981-1982.

Un año después, con el comienzo de este curso 1982-1983, comenzó la aplicación del Plan de Estudios “B”, en el que igualmente durante los dos primeros años los estudiantes adquirían la lengua extranjera y cursaban asignaturas de formación general. De igual forma, a partir del tercer año los estudiantes se especializaban en Lingüística o en Traducción e Interpretación. También continuaban perfeccionando la lengua extranjera mediante el estudio de la historia y la literatura de los países cuyas lenguas estudiaban. Los estudiantes podían estudiar una segunda lengua extranjera, con un nivel muy elemental en el cuarto año de la carrera, pero no era obligatoria.

Los que se especializaban en Traducción e Interpretación, dejaron de recibir la asignatura Teoría de la Traducción. Esta fue sustituida por unos manuales de traducción que se habían elaborado y que incluían comentarios teóricos elementales, ejercicios léxico-gramaticales, ejercicios de redacción y de traducción, que incluía ejercicios de traducción a la lengua extranjera.

Desde el punto de vista didáctico y preparación de los estudiantes resultaron de mucha utilidad. En este plan de estudios continuó el entrenamiento en la traducción de temas socio-políticos y socio-económicos. Se introdujo, además, la traducción de textos de cultura general, de divulgación científico-técnica, de documentos oficiales, de textos periodísticos, inclusive se impartió traducción literaria. Siguió el entrenamiento en Técnicas de Elocución y Toma de Notas; en Traducción Oral a Simple Vista (TOASV); en Interpretación Consecutiva al Español; y en Interpretación Bilateral. Este plan tuvo 9 graduaciones.

Como parte del perfeccionamiento de la Educación Superior, y en aras de buscar racionalidad, se indicó valorar la posibilidad de ampliar el perfil de los egresados en lenguas extranjeras. Es decir, que el futuro egresado en lenguas extranjeras se pudiera desempeñar como profesor de lenguas extranjeras y como traductor e intérprete. Por esta razón se hizo un estudio, y durante los cursos 1987-1988 y 1988-1989, comenzó a aplicarse lo que se denominó Plan de Estudios “B” transición. También se introdujeron los Exámenes Estatales en Traducción e Interpretación.

Al ser el objetivo la desaparición de las especializaciones de Lingüística y de Traducción e Interpretación, es decir, que hubiera una sola especialización de perfil amplio, e ir a una transición hacia un nuevo plan de estudios, ambas especializaciones tuvieron que reajustarse, pues el número de años de la carrera sería el mismo, así como el número de horas semanales para la formación de los futuros egresados.

El entrenamiento en Traducción e Interpretación, que comenzaba en el tercer año de la carrera, pasó al cuarto año, con la consiguiente reducción de horas en el Plan de Estudios. Es decir, que el entrenamiento en traducción e interpretación redujo considerablemente el número de horas del entrenamiento en esta disciplina.

Los que se especializaban en Traducción e Interpretación, recibían sólo cuatro asignaturas de traducción de seis anteriormente; las Técnicas de Elocución y Toma de Notas pasaron a formar parte de la Interpretación Consecutiva, sin que se aumentara el número de horas; la Traducción Oral a Simple Vista (TOASV) pasó a formar parte del entrenamiento en Interpretación Bilateral. Este Plan de Estudios “B” transición estuvo vigente hasta el curso académico 1988-1989, que comenzó a aplicarse como Plan de Estudios C, al año siguiente en las universidades del interior del país que forman especialistas en lenguas extranjeras.

En el curso 1990-1991, comienza a aplicarse el Plan de Estudios “C” en la Facultad de Lenguas Extranjeras, que es el centro rector del país en la formación de especialistas en lenguas extranjeras. Estuvo vigente hasta el curso 1995-1996. Aquí se introdujo el idioma Italiano como segunda lengua extranjera. Este plan de estudios tuvo 10 graduaciones.

Durante ese período de seis años y de manera paralela, las diferentes comisiones de carreras de la Facultad y colectivos interdepartamentales realizaron toda una serie de reuniones, estudios y análisis, serios y profundos, respecto de la formación de especialistas en lenguas extranjeras. Era un imperativo que éstos fueran capaces de responder a las exigencias de la realidad y del mercado de la profesión.

Fue entonces que en el curso 1996-1997, se introdujo un nuevo Plan de Estudios “C”, denominado perfeccionado, que responde más a las exigencias de un profesional de las lenguas extranjeras de perfil amplio, con un marcado énfasis en su formación como traductor e intérprete, capaz de responder a las exigencias internacionales para este tipo de profesional. Es decir, un profesional capaz de desempeñarse como profesor, traductor e intérprete, ser trilingüe y haber desarrollado hábitos y habilidades en el empleo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (NTIC´s). Aquí la segunda lengua extranjera es obligatoria y los estudiantes tienen la posibilidad de estudiar una tercera lengua extranjera, incluidas el japonés y el portugués, si así lo desean.

Esto significaba, y fue aprobado por el Ministerio de Educación Superior, que los estudiantes debían someterse a un test de aptitudes y una vez probado éste, pasar un Curso Preparatorio en la lengua extranjera que iban a estudiar y en la Práctica Integral de la Lengua Española, ambas de manera intensiva y que deben aprobar para poder entrar a la carrera. Desde su implantación en el curso 1996-1997 y hasta el curso académico 2008-2009, el Plan de Estudios “C” perfeccionado ha tenido 14 graduaciones y le quedan 4 graduaciones más.

En el curso 2007-2008, tres de las cuatro carreras, a saber: Lengua Alemana, Lengua Inglesa y Lengua Rusa, fueron evaluadas por una Junta de Acreditación Nacional, donde participan especialistas de las lenguas extranjeras, especialistas en traducción e interpretación, empleadores de nuestros graduados, funcionarios de los organismos de la administración central del estado, que participan en la formación de los estudiantes, y otorgaron a las tres carreras la condición de carreras certificadas. Anteriormente, en el curso 2004-2005, Lengua Francesa había recibido igualmente la condición de carrera certificada.

En el curso 2008-2009, las cuatro carreras presentaron y defendieron el nuevo Plan de estudios “D”, que comenzó a aplicarse a partir del curso 2009-2010.